Tecnología y Salud, dos aspectos destinados a encontrarse

Salud

El mundo de la tecnología avanza a velocidad vertiginosa, tanto es así que muchos de vosotros consultáis las novedades de este ámbito diversas veces al día (me incluyo), esto ha hecho que a día de hoy podamos hacer cosas que hace tan solo 10 años eran impensables, y como cada vez avanza más y más deprisa, las novedades que nos esperan serán aún más sorprendentes de lo que podemos imaginar.

Sin embargo, hay un ámbito en el que las novedades no llegan con tanta prisa, la sanidad, y es aquí donde la tecnología, en un acercamiento inevitable, puede hacer que la sanidad empiece a evolucionar también a un ritmo más rápido de lo que acostumbra.

Y es que hoy ya tenemos dispositivos en nuestros bolsillos o muñecas capaces de decirnos mucho sobre nuestra salud, de proporcionar datos muy valiosos a nuestros médicos y de hacer un seguimiento diario de nuestro estado sin tener que pisar un hospital.

Evolución de los dispositivos

Wearables

Primero fueron los smartphones, adquiriendo nuevas funciones y formas de interconectarse con otros dispositivos se convirtieron en nuestro centro de mando, poco a poco fueron llegando los monitores de actividad, en forma de pulseras llegaban dispositivos capaces de medir nuestros pasos, la calidad de nuestro sueño, nuestra frecuencia cardíaca, las calorías quemadas y enviar todos estos datos a nuestro teléfono sin que nosotros debiéramos hacer nada.

Tras las pulseras llegaron los relojes inteligentes, era la misma mecánica, pero la gente no estaba dispuesta a gastar su dinero en un dispositivo con el cual no se podía interactuar, de ahí que a esas pulseras se les pusiera una pantalla y se convirtieran en relojes, con más sensores y más batería.

Junto con los relojes, los smartphones también fueron adquiriendo alguna capacidad en este aspecto, muchos son capaces ya de medir nuestra frecuencia cardíaca, la calidad de nuestro sueño y los pasos que damos o distancia que recorremos.

Hoy en día ya hay incluso versiones mejoradas de los dispositivos de toda la vida, la báscula por ejemplo, ¿quien dijo que una báscula solo debía medir nuestro peso? A día de hoy son capaces de medir el peso, el porcentaje de agua de nuestro cuerpo, porcentaje de grasa, de grasa nasal (la más mala), el peso de nuestros huesos, el peso de nuestra musculatura, ¿necesitáis algo más? Pues también, sabiendo nuestra altura las básculas de hoy en día calculan nuestro IMC, un número que ubica nuestra condición física entre unos rangos predefinidos pertenecientes a grupos aceptables o de riesgo.

Pero no solo las básculas, ahora hay tensiómetros, glucómetros, zapatos inteligentes, camisetas inteligentes, incluso hay vasos capaces de medir la cantidad de agua que ingerimos y registrarla en nuestro smartphone, ¡es una locura!

Una aplicación para atraerlos a todos

Apple Health

Y atarlos en las tinieblas. Las empresas han sabido ser productivas en este aspecto y las dos grandes desarrollados de sistemas para smartphones ya han puesto a disposición del usuario métodos para reunir todos estos datos y poder así mantener toda esta información a mano para cuando se necesite.

Tanto Apple (con Apple Health) como Google (con Google Fit) han puesto en sus sistemas operativos móviles una plataforma de recolección y entrega de datos sanitarios, esta plataforma se encarga de recaudar datos de todas partes donde estén disponibles (de nuestra pulsera, nuestra báscula, nuestros sensores de actividad, etc…) y mantenerlos organizados y representados en gráficos, estos gráficos pueden ser observados por el usuario e incluso por nuestro médico asignado, el cual podrá tener una idea  más precisa sobre nuestro estilo de vida, pero es que eso no es todo, esta plataforma también es capaz de proporcionar estos datos a otras que lo soliciten (con nuestro permiso), de esta forma los especialistas pueden diseñar aplicaciones que nos guíen en nuestro día a día y nos aconsejen, tanto si nuestras horas de sueño son insuficientes, como si nuestra actividad física está en unos valores muy buenos, y mucho más.

Tecnología y Sanidad en convergencia

Nanorobots

El futuro de estos dos aspectos augura una convergencia, estos dos ámbitos están destinados a estar juntos, y es que podemos hacernos una ligera idea de como pueden evolucionar juntos, pero tened muy claro que lo que está por llegar es mucho más de lo que podamos imaginar.

A corto plazo y con mucha seguridad podemos decir que pronto las entidades sanitarias podrán tener acceso a estos datos de forma remota, podrán tener acceso (con nuestro permiso) a la información que Apple Health o Google Fit recogen y ofrecernos alertas personalizadas según los valores que debamos controlar e incluso aconsejarnos visitas a nuestro especialista antes de que pensemos en ir por nuestra cuenta, con esta información se podrán hacer perfiles sanitarios de cada persona, podremos controlar mejor las enfermedades que sean transmisibles por vía genética, llevar un mejor historial de las complicaciones de nuestra salud e incluso permitir que nuestro teléfono o reloj inteligente nos avise cuando debamos tomarnos una medicina o nos conecte con un médico de forma automática en caso de extrema urgencia.

Y eso es solo lo predecible, pero en laboratorios ya se están diseñando nanorobots capaces de ser ingeridos y de moverse por nuestro cuerpo para hacer tareas de reconocimiento e incluso pequeñas reparaciones que requerirían de cirugía. Se están elaborando métodos anticonceptivos gracias a la tecnología que podrían considerarse como un interruptor, un interruptor gracias al cual podríamos decidir cuando ser fértiles y cuando no.

Y dentro de no mucho, nuestro teléfono o reloj incluirá tantos sensores avanzados que será capa incluso de analizar nuestra sangre con tan solo obtener una gota de esta.

Un futuro más saludable

ResearchKit

Con todas estas perspectivas de futuro, con todos estos sueños y no tan sueños, el futuro depara a la humanidad una vida saludable controlada en todo momento, en la que pocas cosas vengan sin avisar y en la que controlar las enfermedades y encontrar síntomas comunes o curas sea una tarea mucho más rápida de lo que es hoy en día, y es que precisamente, es gracias a la tecnología que la medicina está avanzando y avanzará tanto en los próximos años.

Así que quien sabe, quizás las próximas generaciones echen un vistazo atrás y vean la tecnología sanitaria de hoy en día como algo arcaico, es tan solo cuestión de tiempo.


Categorías

Actualidad iPhone, Varios

Juan Colilla

Soy un chico de 20 años, me encanta el mundo Apple, la ciencia, el espacio y los videojuegos, ocasionalmente veo animes y tengo cierta atracción por la cultura japonesa. Me encanta aprender siempre y cuando sea sobre temas que me gusten o importen. Soy un aficionado a los drones y me encantan los temas de automatización y/o domótica y inteligencia artificial.

Escribe un comentario