Alexa en caída libre y los miles de recortes de Amazon

Siri

Alexa ha sido responsable este año de unos costes aproximados de 10 billones (ojo, americanos) de dólares para Amazon este 2022 y, dada la situación global de las Tech, está siendo una de las principales secciones con recortes que aporten a la compañía ahorros.

Como negocio, Amazon siempre ha asumido pérdidas en muchos de sus negocios (principalmente en Alexa y la diferencia o margen entre coste-venta de muchos de sus altavoces) con el objetivo de expandirse. Mientras que esto hasta ahora les ha funcionado (y bastante bien), parece que estos días están llegando a su fin y la compañía que fundara Jeff Bezos va a empezar a recortar en muchas de las secciones de su negocio.

Está previsto que Amazon recorte unos 10.000 empleados según las últimas informaciones y lo hará por todo el mundo. Uno de los departamentos que más impacto tendrá será el que se ocupa de producir la línea de productos Amazon Echo (altavoces con Alexa integrado) y Prime Video. Según Business Insider, Alexa está en el punto de mira.

Y es que, la unidad del asistente digital y la producción de su hardware acumulan unas pérdidas de hasta 3 billones solo en el primer cuatrimestre fiscal de 2022 según datos internos. La mayoría de ello relacionado directamente con Alexa. Las pérdidas son las mayores de toda la compañía, duplicando las de sus tiendas físicas y el negocio de «supermercado».

Parte del problema viene de que, bajo el control de Jeff Bezos, Amazon esperaba que los dispositivos Echo y Alexa recuperasen su coste y generasen ingresos animando a los clientes a realizar más pedidos de forma verbal (¿alguien ha realizado alguna vez alguno?- Alexa, pide un cargador de iPhone. ¿En serio? ¿Cuál? ¿Cómo elijo y veo precios/ofertas? ¿Compatibilidades? Sin sentido para la mayoría de productos).

Bajo las expectativas de que inicialmente fuera deficitario, así como de que el Echo original vendiera más de 5 millones de unidades en sus dos primeros años, el equipo sobre-contrató en 2016 hasta superar los 10.000 empleados. Al ser un proyecto favorito de Bezos, el equipo también recibió más protección frente a los cambios internos que afectaban a otros.

Pero Alexa parece tener un tope

A medida que ha ido pasando el tiempo, Amazon ha descubierto que Alexa se utilizaba (y mucho), pero para acciones de poco valor añadido y menos aún para la compañía. Es decir, lo que le pedimos a Alexa no le sirve a Amazon para generar dinero ni para mejorar en exceso el producto. «Alexa, pon música» o «Alexa, avísame en 10 minutos», son algunos de los usos más habituales y esto no sirve a Amazon para mucho.

En 2019 las contrataciones para este área se congelaron, solo se cubrieron las vacantes que iban surgiendo a medida que el equipo decidía cambiar de trabajo. Todo es una bola: no hay motivación para crecer profesionalmente, el producto no tiene muchas posibilidades de desarrollo, no se puede contratar para tratar de mejorarlo o darle otra vuelta de tuerca y la gente se acaba yendo. El día a día de las empresas.

Ese mismo año, Amazon centró sus esfuerzos en entender el rendimiento financiero de su asistente virtual. Contratando un equipo específico para rastrear el comportamiento de los usuarios que si compran a través de Alexa (tendrían poco trabajo) y las subscripciones Prime. Efectivamente, los resultados fueron desastrosos para Amazon.

En 2020, el propio Bezos empezó a perder entusiasmo por Alexa, dándole una menor participación en las campañas de Marketing. Era el principio del declive del asistente virtual de Amazon.

Según las últimas informaciones, la compañía estaría estudiando qué estrategia optar a largo plazo para Alexa. Se habrían planificado auriculares inalámbricos que incluyeran el propio asistente o hasta un producto de Realidad Aumentada, pero tienen muy poca probabilidad de salir a la luz si los recortes siguen en Amazon.

Con Amazon despidiendo a ingenieros expertos en Alexa y con un enfoque en su robot doméstico «Astro», esta puede ser una magnífica oportunidad para Apple para fichar talento y mejorar Siri de una vez por todas, pudiendo dejar un entorno donde solo Google pueda ser la competencia de Siri y con mucho potencial por delante. ¿Será la caída de Alexa una nueva vida para Siri?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet Networks 2008 SL
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Jose Francisco dijo

    Por contra Siri es una mina de oro, un prodigio de la IA.

    Vaya tela …

  2.   Abeluko dijo

    🤞🏼🤞🏼🤞🏼🤞🏼🤞🏼