Análisis del nuevo iPad Pro 2021: excelencia incompleta

El nuevo iPad Pro con procesador M1 reúne unas características únicas que lo convierten en el tablet “Pro” que todos llevamos tiempo esperando, y que únicamente necesita un iPadOS 15 a su altura.

Apple ha echado el resto en el hardware de su iPad Pro 2021, sobre todo en el modelo que analizamos en este artículo, el de 12,9 pulgadas. Al nuevo procesador M1 que Apple ya introdujo en sus ordenadores y que ha sido todo un éxito de crítica y público, tenemos que añadir una fantástica pantalla miniLED que mejora la experiencia multimedia en el dispositivo. Un aumento de la memoria RAM que siempre es bienvenido, y la mejora de la conexión USB-C a Thunderbolt 3 completan los principales cambios del mejor tablet de Apple, que por fin se convierte en el rival que los MacBook merecen, a la espera de qué nos traiga iPadOS 15.

Nueva pantalla miniLED

Apple ha bautizado a la nueva pantalla del iPad Pro 12,9 pulgadas “Líquid Retina XDR”. Ya sabemos lo mucho que les gusta en Cupertino poner nombres a sus “cosas”, pero si algo merece tener un nombre propio es esta maravilla de pantalla. El salto respecto a la pantalla del anterior modelo es gigantesco, y no era tarea sencilla. El iPad Pro tenía hasta ahora una de las mejores pantallas que podíamos encontrar en el mercado, pero parece ahora algo mediocre cuando la comparamos con la del nuevo modelo gracias al sistema de retroiluminación miniLED que incorpora.

Sin entrar en detalles técnicos, el nuevo sistema permite iluminar únicamente pequeñas zonas de la pantalla que lo necesitan, no como ocurre con las LCD tradicionales que se debe iluminar la pantalla por completo. Esto permite conseguir un contraste mucho mayor (1.000.000:1) que consigue que los negros sean negros de verdad. Si sumamos a esto un brillo de hasta 1000 nits cuando se reproduce contenido HDR (con picos de hasta 1600 nits) tenemos una pantalla con la que realmente se disfruta del contenido multimedia como pocos dispositivos te permiten.

Yo estaba bastante contento con mi televisor de casa, con mi iMac y con mi iPad Pro 2018… hasta ahora. Sí, ya sabía lo que era tener una pantalla OLED en mis manos desde que se lanzó el iPhone X, pero con un tamaño de pantalla de 12,9” la experiencia es infinitamente mejor. Si a esto sumamos el sonido espacial de los AirPods Pro y AirPods Max conectados al iPad Pro el resultado final es simplemente sensacional.

Por supuesto que el resto de las características de la pantalla son también importantes, pero ya las tenían los antiguos modelos; ProMotion, colores muy precisos, buenos ángulos de visión… un largo listado de especificaciones que se resumen en que esta pantalla es, de momento, la gran protagonista de este nuevo iPad. Una lástima que Apple no haya querido incluirla en el modelo de 11 pulgadas, porque sin ella este iPad Pro pierde bastante sentido.

Procesador M1

El nuevo iPad Pro tiene el mismo procesador que un Mac. Esta frase era algo impensable hace unos años, pero hoy en día es ya una realidad. Y no se trata de un procesador cualquiera, sino de “El Procesador”. Sólo hay que echar un vistazo a lo que se lleva diciendo de este M1 desde que Apple lo estrenara. Potencia y eficiencia energética sin necesidad de ventiladores, justo lo que necesitaba el iPad Pro para dar el salto de calidad que llevábamos tiempo esperando. Los 16 núcleos de este M1 (8 CPU y 8 GPU) aseguran que podrás realizar cualquier tipo de tarea con él.

Para ayudar a este fantástico procesador disponemos de 8GB de RAM (hasta 16GB de RAM en los modelos con 1TB y 2TB). Es la primera vez que Apple especifica la RAM de uno de sus dispositivos móviles. Con estas especificaciones uno piensa que este iPad Pro no tiene límites… pero sí que los tiene. Porque con este iPad Pro 2021 y iPadOS 14 puedes hacer exactamente lo mismo que con mi anterior iPad Pro 2018 y iPadOS 14. La única diferencia es que algunas cosas las hará más rápido. Esto es bueno para los que tengan un iPad Pro 2018, pero es malo para justificar que lo cambies por un iPad Pro 2021.

Center Stage y Thunderbolt 3

Hay dos novedades muy importantes en este nuevo iPad Pro. Siendo más precisos, una es importante, y la otra debería serlo. Apple ha denominado “Center Stage” a una interesante función de su cámara frontal que permite que tu cara siempre esté centrada en pantalla, aunque te muevas. Para ello cuenta con un sistema de gran angular que se recorta y permite que la cámara vaya “moviéndose” a la vez que tú te mueves delante de ella. Con la moda de las aplicaciones de videoconferencia, que parece que han llegado para quedarse una vez la pandemia por COVID por fin desaparezca, esta característica es realmente un buen añadido que seguro que otros fabricantes copiarán en breve. Además es compatible con aplicaciones de terceros, no sólo con FaceTime.

Lo que aún debe demostrar su utilidad es que la conexión USB-C ahora es compatible con Thunderbolt 3. El tipo de conector que utilizas es el mismo, USB-C, por lo que tus accesorios seguirán funcionando, pero conseguimos una tasa de transferencia de datos mucho mayor, de hasta 40Gbps, como en un Mac. ¿En qué vamos a notar esto? Pues en que si tenemos los accesorios necesarios pasaremos archivos grandes a nuestro iPad mucho más rápido… y ya. De nuevo nos encontramos con el cuello de botella que supone iPadOS con todo lo que no permite. ¿Conectar una pantalla 6K a tu iPad? Podrías… pero servirá de poco porque no hay soporte para monitores externos, sólo verás una imagen 4:3 en tu fantástico monitor.

Tan sólo algunas aplicaciones permiten usar un monitor externo, como iMovie o LumaFusion, pero el sistema en sí no es compatible, no podrás conectar tu iPad y ver el escritorio del mismo ajustado a las dimensiones de la nueva pantalla, eso sigue siendo un sueño. También está muy limitado el uso de accesorios conectados. Podrás por ejemplo conectar un micrófono al Thunderbolt 3 mediante el cable USB-C, pero no decidir por dónde quieres que se reproduzca el sonido de tu iPad. Esto que es algo básico en macOS no es posible en iPadOS.

Nuevo Magic Keyboard

Apple ha lanzado junto al nuevo iPad Pro dos modelos de Magic Keyboard, en color blanco y negro. En el momento de este anuncio los peores temores se apoderaron de los que ya teníamos un Magic Keyboard, y se llegó a plantear la incompatibilidad del modelo anterior con el nuevo iPad Pro. Por suerte no es así, y el anterior teclado de Apple es perfectamente compatible con el nuevo iPad Pro, queda ajustado como un guante, sin ningún tipo de asterisco ni mal ajuste.

Cuando uno ve el precio de este teclado de Apple en seguida se te vuelven los ojos, pero realmente es el complemento perfecto para el iPad Pro. Tenemos otros modelos en el mercado que son realmente buenos, como los que nos ofrece Logitech, un fabricante de garantías que lleva años ofreciendo los mejores teclados para ordenadores y tabletas. Pero ninguno se acerca al Magic Keyboard. Sin preocuparte de conexiones Bluetooth ni baterías que haya que recargar, la retroiluminación de sus teclas, y ese fantástico trackpad multitáctil que sólo Apple sabe hacer y que desde hace años disfrutamos en los MacBook son razones más que de sobra para que te plantees pagar su precio. Una suerte que mi viejo teclado sea compatible, porque el nuevo modelo blanco es una preciosidad que dudo que aguante bien el paso del tiempo pero que no sería capaz de resistirme a comprar.

Apple, es el momento de iPadOS

Es una lástima que este análisis incluya tantos “peros”. Este iPad Pro es un dispositivo absolutamente genial, propio de la Apple más idealizada que tengamos en nuestra cabeza. No vas a encontrar una tablet más potente, más bonita, ni de mayor calidad de construcción, ni siquiera una que se le acerque un poco. Pero iPadOS no está a la altura, de momento. Los cambios que Apple ha hecho al sistema operativo del iPad han supuesto un gran cambio, pero es el momento de por fin romper con iOS, y que el iPad Pro tenga su propio sistema operativo que lo diferencia del resto de iPad que Apple tiene en su catálogo.

No tiene ningún sentido incluir este procesador M1, pantalla miniLED, Thunderbolt 3 y 8GB de RAM para hacer exactamente lo mismo que con un iPad Air. Ese listado de especificaciones que Apple nos muestra en su web debe marcar la diferencia, de una vez por todas. En los planes de Apple no se incluye el llevar macOS al iPad Pro, y eso no es ningún problema. Pero lo mismo que podemos ejecutar aplicaciones de iPadOS en el Mac, ¿por qué no podemos usar aplicaciones de Mac en iPadOS? El hardware y los accesorios los tenemos, sólo falta que Apple active ese botón. La esencia del iPad ha sido siempre la simplificación de las tareas y su interfaz táctil, pero ahora tenemos teclado, trackpad y ratón, disponemos de potencia para hacer maravillas y una conexión Thunderbolt 3 de máximo nivel. Es el momento de que el iPad Pro sea la alternativa perfecta y completa para el MacBook, y debe serlo o sin letra pequeña, sin asteriscos. Es el momento de que iPadOS 15 nos de lo que llevamos tiempo pidiendo, porque este nuevo iPad Pro lo merece.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.