COVID-19, iPhone y marketing… una mezcla peligrosa

Un “nuevo” test rápido para la detección de COVID-19 asegura utilizar tu iPhone para saber si tienes la infección o no… aunque la realidad es que parece un puro movimiento de marketing más que algo realmente útil.

Desde la llegada del test rápido de detección de antígeno del virus SARS-CoV-2 responsable de la COVID-19 el diagnóstico de la enfermedad se ha facilitado mucho, gracias a que es un sistema de detección que no precisa de una maquinaria específica, mucho más barato que la PCR y mucho más rápido. Usado de forma adecuada, por personal entrenado y bajo unos criterios muy concretos, se trata además de una prueba muy fiable, tanto como la PCR, pero tiene más limitaciones que esta última, como una menor sensibilidad en casos asintomáticos, por ejemplo.

Kroger Health, una de las mayores cadenas de farmacias de Estados Unidos, ha anunciado su “nuevo” test de antígeno con el que “gracias a tu móvil” podrás saber si tienes la infección COVID-19. El proceso para la realización de la prueba es exactamente el mismo que en los actuales test de antígeno, ni una mínima variación. Únicamente se añade un último paso con el que se justifica esta “innovación”: deberás usar el iPhone para que lea el resultado del test. ¿Tan complicado es saber el resultado? No debería serlo.

Si alguna vez has hecho un test de embarazo, este test rápido para COVID-19 funciona igual. La pieza de plástico donde se echa la muestra tiene una ventana de resultado, con una C (control) y una T (test). La C debe marcarse con una raya, para confirmar que el treat se ha realizado bien, la T es la que se marca en caso de positivo. Es decir: una raya (C) es igual a negativo, dos rayas (T y C) es igual a positivo. Parece bastante fácil como para tener que hablar de inteligencia artificial en la nota de prensa que se ha publicado anunciando el test.

La controversia sobre el uso de test de antígeno en casa no está aún resuelta. Por un lado podría ayudar a descargar las saturadas urgencias de los hospitales, porque los propios pacientes podrían hacérselo ellos mismos sin tener que salir de casa. Por otro lado, habría que conocer las indicaciones del test, y estar entrenado en la toma de la muestra, algo que no se le puede pedir a la población general. Yo mismo, harto de tomar muestras a pacientes, dudo que fuera capaz de tomármela a mi mismo de forma correcta. El resultado es que podría ser más perjudicial que beneficioso, por dar una sensación de falsa seguridad que podría llevar a una mayor expansión de la enfermedad. Y anuncios como éste parece que no ayudan demasiado.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.