La necesidad de utilizar una VPN en el iPhone

vpn

Conforme van pasando los años y vemos como nuestros datos se han convertido en objeto de deseo por parte de las grandes tecnológicas, los gobiernos o cualquier otra persona u organismo con intereses ocultos, cada vez es más habitual comprobar cómo los usuarios se molestan en mantener y proteger su privacidad.

No se trata de dejar de utilizar Facebook, si vamos a seguir utilizando Google para búsquedas ya que al final todo se sabe. Hay diferentes formas de mantener nuestra privacidad ya sea a la hora de comunicarnos con otras personas o navegando por internet. Si la privacidad importa, a continuación la necesidad de utilizar una VPN para iPhone.

En primer lugar, debemos tener claro que es una VPN y cómo funciona. VPN son las siglas de Virtual Private Network (red privada virtual) un nombre que define claramente qué es y qué nos ofrece.

Cómo funcionan las VPN

vpn para iphone

Navegar de forma segura y sin dejar rastro

Para leer este artículo, tu dispositivo móvil u ordenador se ha conectado a internet, ya sea a través de una conexión de datos o a través de una red Wi-Fi. Una vez establecida la conexión, tu dispositivo ha enviado la petición a tu ISP (proveedor de internet) quien se encarga de ofrecerte el contenido. Esa petición se queda almacenada en tu proveedor de internet y está asociada a tu IP / dispositivo.

Si utilizas una VPN para conectarte a internet, ya desde desde tu iPhone u ordenador, todas las peticiones que hagas en internet serán redirigidas al VPN quien se encargará de devolverte la información solicitada de forma que tu proveedor de Internet no sabrá en ningún momento que páginas visitas, que descargas o para realmente estas utilizando internet.

Este tipo de conexiones siempre han sido muy caras y han estado limitadas a entornos profesionales, ya que les permite acceder de forma remota a todos los datos como si se encontraran físicamente en las oficinas. Afortunadamente, esta funcionalidad ha ido reduciendo su coste conforme la necesidad por parte del público en general se ha incrementado.

Saltarse límites geográficos

Las VPN nos cambiar la región desde la que navegamos para así saltarnos las restricciones geográficas que podemos encontrar a la hora de ver vídeos en YouTube, acceder al contenido de servicios de streaming de otros países o saltarnos las restricciones que los gobiernos imponen en algunos países a la navegación, algo bastante habitual sobre todo en Rusia y China, de ahí que este tipo de servicios estén completamente prohibidos.

Saltarse restricciones de los ISP

En algunos países los proveedores de internet pueden limitar o bloquear directamente las aplicaciones P2P, aplicaciones que nos permiten descargar cualquier tipo de contenido, no solo películas y series. Estas limitaciones las podemos evitar haciendo uso de servicios VPN.

Pero no todo es bonito

Las VPN son una especie de túnel que nos permite evitar dejar rastro de nuestra actividad en nuestro ISP y saltarnos las restricciones geográficas. Pero ello conlleva una serie de inconvenientes.

No son gratuitos

Lo primero y principal, los VPN NUNCA son gratuitos y el servicio que los ofrezca de esta forma miente. Los VPN “gratuitos” no son ONGs y tienen que ganar dinero de alguna forma. ¿Cómo? Comerciando con tus registros de navegación.

Esa información, aunque pueda parecer intrascendente hasta para ti, es muy valiosa para empresas de terceros que gestionan negocios publicitarios. Las VPN que si cobran por ofrecer sus servicios se comprometen a no almacenar en ningún momento registros de nuestra actividad por lo que no pueden comerciar con ella.

Teniendo en cuesta esta información, hay que tener muy claro que empresas de VPN nos ofrecen mayor seguridad a la hora de utilizarlos.

La velocidad de conexión se reduce

Al conectarnos a un VPN estamos utilizando una IP de otro país, por lo que la velocidad de conexión siempre será inferior a la que podemos tener directamente nosotros contratados. No esperes poder navegar a 500 MB a través de un VPN a no ser que pagues una millonada cada mes.

No es sinónimo de navegación anónima

Las VPN nos permiten evitar dejar rastros de nuestra actividad en nuestro proveedor de internet, pero no evitan dejar rastros de nuestra navegación en el navegador o aplicación que utilicemos. La única forma de no dejar rastro de nuestro historial de búsquedas es utilizar el navegador Tor.

Cómo configurar una VPN en el iPhone

Configurar una VPN en nuestro iPhone es un proceso muy sencillo y no requiere de grandes conocimientos. Si el servicio se encuentra disponible través de una aplicación disponible en la App Store, tan solo tenemos que descargar la aplicación y ejecutar para iniciar la conexión segura entre nuestro dispositivo y el servicio que tenemos contratado.

Si por el contrario, este no se encuentra disponibles, tan solo tenemos que dirigirnos hasta los Ajustes de nuestro terminal, pulsar en General y posteriormente en VPN. A continuación, debemos seleccionar en primer lugar el tipo de VPN. Seguidamente, debemos introducir los datos relacionados con nuestro servicio como son el servidor, el ID remoto, el ID local junto con los datos de autenticación de nuestra cuenta.


Un comentario, deja el tuyo

  1.   Urt dijo

    También existe la opción de un servidor VPN propio. Yo tengo uno montado en un NAS Synology (supongo que en otras marcas se podrá también) o montarlo en una Raspberry Pi. A mí me funciona de fábula.

    Un saludo a todos!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.