Neomorfismo, la nueva tendencia en diseño que Apple ha usado en macOS Big Sur

Hay una nueva palabra que empieza a aparecer en los blogs tecnológicos: Neomorfismo (neumorphism en inglés). Es la nueva tendencia en el diseño, y aunque muchos erróneamente lo confunden con el esqueumorfismo (skeumorphism) es algo muy diferente a lo que nos tendremos que ir acostumbrando.

La presentación de macOS Big Sur desveló importantes cambios a nivel estético por primera vez en bastante años. El salto en la numeración de macOS (de macOS 10.15 a macOS 11) llega acompañado de un cambio de diseño en la interfaz del sistema que ha resultado impactante para muchos. Como siempre que se cambia el aspecto de cualquier producto que ha permanecido casi invariable durante mucho tiempo, la decisión provoca amor y odio a partes iguales, o quizás incluso más odio que amor. Pero esto no es algo que Apple se haya sacado de la manga, es una nueva tendencia en diseño que va más allá de Apple, y a la que nos tendremos que acostumbrar.

La llegada de iOS 7 supuso un cambio radical en la interfaz de nuestros iPhone. Acostumbrados al esqueumorfismo de sus iconos, los nuevos iconos planos con colores chillones y degradados resultaron chocantes para la mayoría. Ahora son muchos los que opinan que este nuevo cambio visto en macOS Big Sur es un regreso a ese esqueumorfismo del pasado, pero no es así. El neomorfismo y el esqueumorfismo son muy diferentes como os explico a continuación.

Iconos de iOS 6 frente a iOS 7

Iconos de iOS 6 frente a iOS 7

Cuando Apple lanzó iOS 7 y sus nuevos iconos planos y coloridos dejó atrás años de esqueumorfismo. Este tipo de diseño se basaba en utilizar los objetos reales para el diseño de la interfaz de sus sistemas. Así el icono de la cámara parecía el objetivo de una cámara real, la aplicación Kiosco simulaba una estantería de madera, o la aplicación Notas se asemejaba a un cuaderno de notas real. Colores y texturas se usaban para que esos iconos fueran lo más parecido posible a sus correspondencias en el mundo real. Los nuevos iconos planos de iOS 7 eliminaban cualquier tipo de textura, brillo o sombra y añadían colores muy llamativos.

El neomorfismo no trata de imitar los objetos reales, no hay diferentes tipos de materiales o texturas, sino que se usan las luces y sombras para dar un aspecto tridimensional a los elementos. En el esqueumorfismo también se utilizaban las luces y sombras, pero como elementos secundarios, necesarios para dar “realidad” a los iconos. En el neomorfismo esta luz afecta a toda la interfaz y es el elemento prioritario, las sombras y brillos que se generan deben corresponderse entre todos los elementos, mientras que en el esqueumorfismo esas sombras y luces son independientes en cada icono.

De momento esta nueva tendencia aparece en macOS Big Sur, no en iOS ni iPadOS, pero será sólo cuestión de tiempo ver el neomorfismo en todos los sistemas operativos de Apple. Tendremos que incorporar esta nueva palabra en nuestros diccionarios personales, y sobre todo adaptar nuestros ojos a la nueva interfaz, pero esto es sólo el principio.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.