The Trail, llega al final de una intensa aventura con este juegazo

the-trail

Un nuevo juego para ir abriendo boca esta semana. Hoy os hemos querido traer algo menos causal y más complicado de jugar, sin embargo, te dejará enganchado por igual. En esta aventura gráfica de contenido minimalista, podremos apreciar un entorno sin igual mientras nos vamos adentrando en el camino, y es que esa será la clave, seguir el camino y sobrevivir, en aras de llegar a nuestro ansiado punto final. El juego cuenta con una interfaz de usuario bastante sencilla, por lo que el juego dependerá más de tus capacidades administrativas mentales que de tu agilidad con los dedos pulgares. Quédate y te contamos en qué consiste The Trail, el nuevo éxito de la iOS App Store.

El juego es gratuito (con pagos integrados como no) y se ha situado rápidamente entre las diez mejores aplicaciones gratuitas en el App Store. Así es como nos lo ofrece su compañía desarrolladora.

¡El camino te llevará a la aventura y a la fortuna!

Únete a nuestros pioneros en un largo viaje hacia lo desconocido. Encamínate hacia la ciudad de Eden Falls. Explora, fabrica, recoge, comercia, descubre, asiéntate y construye.

El último juego de Peter Molyneux, el legendario diseñador y creador del género de simulación de dios, le da vida a la frontera en tu dispositivo móvil. Theme Park, Dungeon Keeper, Fable, Syndicate, Populous y Godus son algunos de los anteriores juegos de Peter Molyneux.

Deberemos viajar al nuevo mundo para intentar hacernos ricos, aprovechando las comunidades que vayamos encontrando por el camino, uniéndonos a sus pueblos y trabajando con los demás para que nuestro pueblo sea el mejor. Es una aventura gráfica un tanto peculiar que se juega en vertical.

El juego ocupa 574 MB y es compatible con cualquier dispositivo iOS que esté ejecutando iOS 8.0, además está traducido a los idiomas más populares, no te lo pierdas.

Los mejores accesorios para tu iPhone
¿Buscas una funda nueva para tu iPhone? ¿Un accesorio para el Apple Watch? ¿Quizás un altavoz Bluetooth? No te pierdas estas ofertas en accesorios y saca el máximo partido al móvil de Apple:
Fundas iPhoneAltavoces BluetoothAccesorios Apple Watch

2 comentarios

  1.   Toni Lara Pérez dijo

    Lo estuve probando hace unos días en Android. El juego al principio me enganchó mucho: los gráficos son realmente bonitos, y parecía un juego fresco e innovador. Sin embargo, tras varias horas de juego debo decir que he acabado abandonándolo.

    Intentaré explicarme rápido: debes ir recogiendo lo que encuentres por el camino (ramas, madera, pieles, frutos, etc) para fabricar cosas (tu propia ropa, o herramientas como un hacha o un tirachinas…) y usarlas o venderlas a otros jugadores que van por el mismo camino y te adelantan o los adelantas mientras caminas. Mientras estás caminando, lo que recoges va a parar a tu mochila que se llena asombrosamente rápido y termina rebosando y perdiendo objetos por el camino (al principio hace gracia, luego ya no como veremos), así que debes ser muy cuidadoso con lo que recoges. Cada dos o tres minutos de juego, el personaje que todo este tiempo ha ido caminando por idílicos paisajes, llega a campamentos preestablecidos en el camino, donde recuperar energía y poder fabricar cosas (sólo puede hacerse en los campamentos) y vender a los jugadores que estén en el mismo campamento dejando los objetos que no quieres en una cinta transportadora como las de buscar oro, que se los va llevando y si nadie los reclama, son engullidos y te pagan un valor más bajo de lo que deberían tener.

    Hasta aquí, podría decirse que bien. La cosa empieza a mosquear cuando ves que la ropa y las herramientas que llevas se desgastan extremádamente rápido, por lo que tienes que estar pendiente de fabricar más, porque hay objetos (como el sombrero) que te dan energía extra y si se rompen, la pierdes. Esa energía se gasta a medida que caminas, conforme avanzas los campamentos están más alejados, por lo que es necesario o ir comiendo o tener una buena barra de vida. Además tienes que conseguir amasar una cierta cantidad de dinero para cruzar los ríos que irás encontrando y que sólo podrás pasar pagándole a un barquero, con lo cual te encuentras retrocediendo mágicamente a campamentos anteriores (a través del mapa, puedes retroceder) para volver a recorrer el mismo camino, recoger más objetos, cuidar de no quedarte en gallumbos en el proceso, y conseguir el suficiente dinero como para pagarle al barquero.

    A la tercera repetición del recorrido, con la mochilla rebosando por todos los lados objetos que iba a necesitar en el siguiente campamento pero que no conseguía transportar, con la ropa en rojo a punto de desaparecer y un NPC remoloneando cerca de mí diciendo que si miro un anuncio o un vídeo me regalan monedas del juego (sí, esa es la publicidad: un colorido NPC te adelanta y te dice que si miras un anuncio, te da alguna moneda) decidí que no valía la pena el “nuevo mundo”. Porque la emoción de ir recorriendo los bosques y las montañas y recogiendo algún que otro objeto se convirtió en una desesperada carrera por tratar de conseguir lo que necesito sin que se me caiga y poder fabricar todo y venderlo y así poder seguir para no tener que volver a hacer el mismo recorrido una cuarta vez.

    ¡Ah! Y me dejo las pruebas. Puedes elegir subir habilidades como cazador, o comerciante y un par de clases más, que te permiten construir objetos más complejos o específicos (armas de caza, ropa de más calidad, etc). Para conseguir la “receta” has de pasar una prueba que consiste en encontrar ciertos objetos que por supuesto, serán difíciles de encontrar e imagino que conforme se avance el juego, serán más numerosos y más difíciles de localizar. Total, que si no era suficiente tratar de sobrevivir en un mundo en que todo se desgasta a poco que lo mires, encima tienes que ir con diez ojos tratando de encontrar esos elementos escasos para pasar la prueba, o comprándoselos a jugadores que ya no los necesitan con la consiguiente pérdida de dinero y por tanto, teniendo que volver a hacer otra vez el mismo camino para acumular lo que te pide el barquero.

    Al final, lo encontré demencial. Han ajustado tantísimo la dificultad para que acabes pasando por caja (¡gasta herraduras y no necesitarás los ingredientes que te faltan! ¡gasta herraduras en esta mochila que no se desgasta! ¡mira este anuncio! ¡mira este video! ¡mira esta app!) que, para mí, le han quitado toda la gracia al juego. Así que mi camino… se acabó pronto y lástima de horas desperdiciadas.

    ¡Un saludo!

    1.    selui dijo

      Gracias Toni por tú análisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *