Cómo la mensajería instantánea ha cambiado nuestra forma de escribir

Desde la llegada de los teléfonos móviles a nuestras vidas cotidianas han sido muchos los aspectos de estas que hemos terminado por adaptar, modernizar o eliminar, y uno de ellos está muy presente en nuestro día a día. Y es que las reglas de escritura es algo que las nuevas tecnologías han cambiado, al menos en determinados momentos, quizás se deba a que en algunas ocasiones (SMS) cada carácter es importante por un límite predefinido que nos suponga un coste, quizás a que como en muchas otras cosas queremos escribir de la forma más rápida posible, o quizás sea sencillamente porque somos unos vagos y tenemos tendencia a esforzarnos cada vez menos, pero lo que es cierto es que cuando utilizas aplicaciones de mensajería instantánea las reglas del juego cambian.

Este artículo está escrito con dos intenciones, la primera es la de hacer pensar a la gente que se sienta identificada en cómo esta situación ha llegado a ser así y en si consideran que es algo positivo o algo negativo (mi opinión la dejaré plasmada en las siguientes líneas), y la segunda es tratar de instruir a las personas que no se sientan identificadas en cómo las reglas han cambiado y cómo hay que adaptarse a ellas, si es que así lo desean.

Las reglas del juego han cambiado

Con el tiempo y las nuevas generaciones (entre las que me incluyo) las reglas se han ido adaptando según las necesidades y las situaciones, y las reglas de la escritura en este caso se han adaptado a las nuevas generaciones, a las nuevas tecnologías y a las nuevas necesidades.

Y es que no es lo mismo hablar cara a cara que hablar por teléfono, por teléfono tenemos la tendencia a darle más énfasis al tono de nuestra voz para hacer saber al receptor si la conversación tiene un tono más amigable e informal, o es más seria e incluso hostil.

Un nuevo elemento en el paradigma de la comunicación

De pequeño me enseñaron que la comunicación está compuesta por elementos, estos elementos son el emisor, el receptor, el mensaje, el código, el canal e incluso el contexto, sin embargo, cuando hablamos de comunicación vía texto, en tiempo real, estamos hablando de un tipo de comunicación “nuevo”, ya que es una comunicación verbal en la cual uno de los elementos importantes y que se han obviado queda prácticamente descartado.

Me explico, en una conversación cara a cara nuestros gestos, expresiones y tono de voz, influyen directamente sobre el mensaje, haciendo incluso que utilizando las mismas palabras podamos expresar distintos mensajes, podríamos llamar a esto el “tono” de la conversación, un elemento que difícilmente se transmite vía texto en tiempo real, ya que nadie nos ve la cara, nadie nos escucha y por lo tanto nuestro mensaje carece de emociones, carece de un tono, carece de ese factor que le da un significado u otro, es el principal motivo por el cual muchas veces el sarcasmo, un tipo de burla que hace muchas veces uso del tono para cambiar el sentido del mensaje, no funciona en la mensajería instantánea.

Para solucionar esto se crearon los Emoji, símbolos que representan situaciones, emociones, acciones, objetos, de todo, y cada vez son más los Emoji que podemos utilizar, pero las personas, o al menos, las nuevas generaciones, nos hemos anticipado a esto y hemos cambiado ligeramente las reglas de escritura (únicamente en mensajería instantánea) para poder adaptar ese elemento ausente, el tono, a este nuevo método de comunicación.

¿Que reglas se han cambiado?

Seguramente os hayáis extrañado al escribir a través de Whatsapp con vuestros hijos e hijas, e incluso a la inversa, muchos hijos e hijas se han extrañado al escribir con sus familiares de mayor edad, o con sus padres, y es que mientras los jóvenes hemos aprendido (a base de practica) no solo a escribir rápido, sino a incluir ese tono en nuestros mensajes, la gran mayoría de mayores (me referiré como mayor a personas a partir de los 35/40 años, que nadie se ofenda) aún no, por ello las conversaciones resultan un poco confusas para ambas partes, pongamos un ejemplo:

Conversación respetando las reglas de escritura:

Conversación basada en las reglas impuestas por las nuevas generaciones:

Diferencias

El correcto y puntual uso de Emojis transmite entre el emisor y el receptor el tono del mensaje, proporcionando una idea del estado de ánimo de cada uno al otro (u otros) integrante de la conversación, de esta forma el mismo mensaje puede sonar de dos formas diferentes, los integrantes de la conversación respetan las mismas reglas la conversación transcurre con normalidad (por ejemplo, joven con joven, mayor con mayor), ambos utilizan el mismo código por decirlo de alguna forma y se entienden sin problemas, el problema viene cuando se mezclan integrantes de ambos grupos, como un joven y un mayor, ya que mientras el mayor escribirá respetando las reglas que conoce, el joven lo hará respetando las nuevas impuestas por la sociedad moderna, y según las nuevas reglas los mensajes del mayor pueden adquirir un tono diferente al que se pretendía, llegándose a interpretar como mensajes hostiles, secos o “bordes”.

¿Que reglas han cambiado?

No confundáis las nuevas reglas con una mala escritura, muchas de las reglas originales se respetan, otras son ligeramente modificadas o adquieren otras funciones, por ejemplo:

El punto: Esta es una regla que ha sido modificada, el punto ya no sirve para finalizar una frase, el punto pasa a ser ahora un indicador del tono, si un joven escribe un punto al final de una frase puede significar un par de cosas, o que pretende dar énfasis en el tono hostil o serio de la misma, o que intenta dar a conocer al receptor su intención de no seguir con la conversación, mientras que según las reglas de escritura convencionales el punto debe estar presente al final de cada frase u oración.

Los Emoji: Con la intención de dar a conocer el tono de una frase u oración, los jóvenes utilizan Emojis (en su justa medida) para expresar emociones o contextos, así pues una frase o palabra acompañada de un emoji puede adquirir un significado u otro, e incluso estos puede servir para revelar al receptor la intención de darle un tono sarcástico al mensaje. Un uso incorrecto muy extendido por parte de los mayores es el hacer uso de emojis que no corresponden con la emoción que se desea transmitir, que no tienen lugar en la conversación, o inclusive emplear demasiados Emoji.

Indicadores de tono: Pese a que lo anterior también son indicadores de tono, hay ciertos comportamientos que no sabría como definir pero que vienen a indicar también el tono de la conversación sustituyendo a un Emoji y evitando así un uso excesivo de estos, y son métodos como el escribir “jaja”, “XD”, “jiji”, “jeje”o “jojo”, utilizar estos elementos permite al emisor proporcionar un tono u otro al mensaje, por ejemplo, el “jaja” y el “XD” permiten declarar que nuestro mensaje lleva un tono pacifico, ligeramente animado y/o por supuesto gracioso, el “jojo” o “jiji” nos permite darle un tono pícaro a nuestro mensaje, y el “jeje” sería el equivalente a alardear, sentirse orgulloso de algo o dar un tono pícaro al igual que los anteriores, estos elementos pueden ser utilizados incluso como respuesta, sobretodo cuando el receptor no sabe que decir.

Las mayúsculas: Dado que no se utiliza la voz en las conversaciones de mensajería instantánea, se ha ideado un método para igualar el resultado de elevar el volumen de nuestra voz en una conversación cara a cara, y es que escribir una frase en mayúsculas (salvo en situaciones que haya sido por error, que las hay) se traduce en un intento de emular un grito o elevar el tono de nuestro mensaje, pudiendo ser hostil o no, sencillamente dando la sensación al receptor de que el mensaje se debe leer en forma de grito. Esto no quita, por cierto, que las mayúsculas respeten su uso habitual como inicio de oración o frase e inicio de nombres propios o componentes de una abreviatura.

¿Que reglas NO han cambiado?

Hay muchas reglas que mantienen su uso convencional, porque escribir por mensajería instantánea no es excusa para escribir mal, por ello las reglas de acentuación, el uso de guiones, de comas, la correcta escritura de palabras como “ahí”, “hay”, y “ay”, los signos de exclamación e interrogación (aunque sí es cierto que la gran mayoría ha pasado a utilizarlos solo al finalizar dicha frase, en lugar de incluirlos también al principio, quizás en un intento de acelerar la escritura de ese mensaje), los espacios, las mayúsculas al principio de cada oración o de un nombre propio, etc…

Hasta los puntos suspensivos se han conservado, se utilizan para dar a entender que la frase lleva un tono distinto o para obviar contenido que se omite por falta de espacio o ausencia en la necesidad de escribirlo.

Comportamientos incorrectos y ajenos a las nuevas reglas

Hay que saber diferenciar las nuevas reglas anteriormente mencionadas y los comportamientos incorrectos de mucha gente, y es que como ya he dicho, escribir por Whatsapp o cualquier otro servicio similar no debe servir de pretexto para escribir mal, a continuación os detallo algunos de los comportamientos incorrectos que no forman parte de las nuevas reglas de escritura:

Poner kas:  Las nuevas reglas no deben utilizarse como excusa para sustituir el “que” por una ka (K), este es un comportamiento incorrecto que solo sirve para escribir más rápido, se utiliza según la costumbre, gusto, o nivel cultural de la persona que escribe, y no es un comportamiento adecuado ni de forma convencional ni en el sistema moderno.

No poner comas: Las comas son indispensables para dar pausa y sentido a una frase u oración, el omitir las comas es un comportamiento ajeno al sistema moderno y que bajo ningún concepto es un comportamiento correcto.

Conclusión

Sea cual sea el origen y el motivo, lo cierto es que la mensajería online instantánea nos ha hecho cambiar ciertas reglas de forma “clandestina”, sin autorización de ninguna autoridad lingüística, y hacia unas nuevas reglas socialmente aceptadas y adoptadas, es una prueba más de la facilidad que tenemos para adaptarnos a lo que nos rodea y de adaptar lo que nos rodea a nosotros, ya que al fin y al cabo la lengua se hace entre todos sus parlantes.

Las reglas que he mencionado son solo aplicables a la mensajería instantánea, que son servicios como Whatsapp, Telegram, Facebook Messenger, Line, WeChat, etc… En otras situaciones, como por ejemplo un post en Facebook, un correo electrónico o un artículo mismamente, las reglas de escritura vuelven a ser las convencionales y que todos conocemos.

Espero que este artículo haya servido a más de una persona como reflexión sobre un tema que yo considero positivo, que genere debate en la comunidad sobre cómo podemos mejorar la comunicación a través de estos canales y que ayude a las personas que en el artículo he llamado mayores a entender al fin a los que he llamado jóvenes, y a adaptarse fácilmente a las nuevas tecnologías.

Este artículo no es información oficial extraída de la RAE ni nada por el estilo, es más bien una reflexión que rondaba por mi cabeza y que he comprobado y debatido con diversas personas de mis círculos, pese a que la información que aquí hay escrita es cierta (y se puede comprobar fácilmente), no proviene de ninguna fuente oficial.

Si conoces más reglas que hayan cambiado, reglas que se respeten y consideréis digno mencionar, o comportamientos incorrectos que queráis compartir, ¡no dudéis en dejar vuestro comentario!

Los mejores accesorios para tu iPhone
¿Buscas una funda nueva para tu iPhone? ¿Un accesorio para el Apple Watch? ¿Quizás un altavoz Bluetooth? No te pierdas estas ofertas en accesorios y saca el máximo partido al móvil de Apple:

Fundas iPhoneAltavoces BluetoothAccesorios Apple Watch


Categorías

Actualidad iPhone, Varios

Soy un chico de 20 años, me encanta el mundo Apple, la ciencia, el espacio y los videojuegos, ocasionalmente veo animes y tengo cierta atracción por la cultura japonesa. Me encanta aprender siempre y cuando sea sobre temas que me gusten o importen. Soy un aficionado a los drones y me encantan los temas de automatización y/o domótica y inteligencia artificial.

2 comentarios

  1.   Mike78 dijo

    Tengo 38 años y ya escribia sms y correos antes que los jovenes de 20 de ahora,es decir,tengo mas experiencia que ellos en la transmisión de emociones via mensaje..no cuela.

    1.    Juan Colilla dijo

      Creo que no me he explicado bien en el artículo sobre ese tema, no es la edad lo que marca definitivamente las reglas que respetas, son muchos factores y sobretodo la práctica, si como tu dices llevas mucho tiempo utilizando este tipo de servicios (los sms y los correos no se escriben igual, en los sms ahorras caracteres para no pagar más, en los correos se suele ser más formal y se respetan las reglas normales), seguramente seas de los que sabe hacer uso de los Emoji y entiende como expresarse a través de estos servicios, en este caso y según como has escrito tu comentario, diría que perteneces al grupo que llamo “jóvenes”, independientemente de la edad que tengas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.