Un mes usando copias de los AirPods, ¿merece la pena?

El mercado de imitaciones de productos y accesorios de Apple siempre ha tenido bastante filón, principalmente suelen falsificarse fundas, cables y ese tipo de accesorios sin demasiado valor, ya que falsificar los terminales suele acabar con resultados nefastos. Sin embargo, hay un producto que está siendo imitado hasta la saciedad, los AirPods. Los auriculares TWS de Apple han tenido un éxito sin precedentes y eso ha creado un mercado “alternativo” de productos que imitan los AirPods casi a la perfección. Llevo un mes utilizando distintas imitaciones de los AirPods y los AirPods Pro, os cuento mi experiencia.

¿De dónde salen las imitaciones de los AirPods?

Todo empezó el día que mis AirPods originales “volaron” al descuido, alguien los estará disfrutando en algún lugar remoto. Desde entonces no había cena en la que algún cuñado apareciera para contarme las bondades de los AirPods Fake que había traído de China por 1/3 del valor de los originales (en algunos casos incluso menos). Hasta la fecha, las imitaciones de los AirPods V1 y V2 habían sido un auténtico fracaso, el tamaño era mayor, la conectividad era paupérrima y algunos incluso incluían ridículos LEDs. Sin embargo, la enorme demanda ayudó a perfeccionar el producto constantemente. 

En estos momentos con un poco de información es fácil hacerte con AirPods Fake que salvo por sutiles detalles no serías capaz de diferenciar de los originales, y si te informas un poco más incluso encontrarás algunos que incluso se comportan como los originales en su relación con el iPhone, lo que es aún más sorprendente. Llegados a este punto, y de forma casi casual tuve acceso a una unidad de este producto tan demandado, eran unos AirPods V2 que me pretendían vender por originales, pero yo que tuve originales unos fui capaz de percatarme y ofrecerle al vendedor un trato en el que ambos acabamos contentos. Efectivamente, estos AirPods Fake vienen de China, cuna de la imitación.

¿Cómo puedo diferenciar unos AirPods Fake de los originales?

Generalmente tenemos que acudir a sutiles detalles que además, si no has sido poseedor de unos AirPods originales o has tenido poco contacto con ellos, vas a tener más difícil diferenciar, aunque por lo general la primera diferencia es la calidad de los materiales, aunque se ven iguales, no se sienten iguales. Estos son algunos de los detalles para saber si tus AirPods son Fake:

  • Comprueba bien que en la parte trasera de la caja pone “Designed by Apple in California, Assembled en China”.
  • Los AirPods V1 tienen aluminio pulido, los AirPods V2 aluminio cepillado.
  • Los AirPods te permiten cambiar el nombre y ajustar las funciones en la sección de ajustes de Bluetooth (algunas imitaciones sorprendentemente también).
  • En la caja de los AirPods debe figurar el número de serie que podrás comprobar en este ENALCE para ver si es real.

A pesar de esto, algunas imitaciones son realmente increíbles y cuesta verdadero trabajo diferenciarlos de los originales, por lo que principalmente debes dudar si el precio es lo demasiado bajo como para inspirar desconfianza.

Mi experiencia con los AirPods V2 Fake

Mi primer contacto fue con unos AirPods V2 Fake, unos auriculares que contaban con estuche de carga inalámbrica, una caja idéntica a la original y hasta un libro de instrucciones que venía a ser el mismo. Rápidamente encontré alguna diferencia: Ponía Designed by Apole en lugar de Apple; No permitían cambiar el nombre en los ajustes; No aparecían en la app Buscar y la verdad… pocas diferencias más, nos encontramos ante un producto con una auténtica escala 1:1.

Estos AirPods V2 Fake ofrecían carga inalámbrica, conexión rápida y automática a través de Bluetooth 5.0 con el iPhone e incluso aparece la animación informativa del estado de los AirPods nada más sacarlos del estuche de carga. En cuanto a la autonomía, estos AirPods V2 Fake brindan unas tres horas de reproducción continuada y otras tres cargas completas con la caja, por lo que incluso a nivel de autonomía nos encontramos con un producto relativamente trabajado. Su precio habitual oscila alrededor de los 30 euros y su nivel de detalle es tan preciso que los accesorios de los AirPods originales son 100% compatibles con estos. A nivel de calidad de audio, el punto donde me encontraba más dubitativo, nos encontramos con buenos bajos, un volumen potente y unos medios deficientes, el nivel de parecido con el sonido de los AirPods originales era de 8,5/10, pero nos encontramos la vuelta definitiva a la realidad, el micrófono era una auténtica basura… 

Mi experiencia con los AirPods Pro Fake

Llegó el momento de dar un paso más. Para mi uso habitual los AirPods Pro están descartados, no me gustan los auriculares in-ear y si busco ANC uso unos Kygo A11/800, pero todo sea por informaros. Me hice con unos AirPods Pro Fake por 39€, un poco más caros que los anteriores, pero qué demonios, Apple los vende a 280€. En pocos días los recibí y comenzó la fascinación. Estos AirPods Pro Fake ofrecían sincronización con iCloud, es decir, eran capaz de detectar si usaba el iPhone, el iPad o el MacBook para conectarse automáticamente (incluso aparecían en Buscar), la integración con iOS era absoluta, me permitían cambiar el nombre, activar o desactivar las funciones, a ojos de mi iPhone eran unos AirPods Pro originales.

Sin embargo, volvimos rápido a la realidad, el sonido poco o nada tenía que ver con el de unos AirPods Pro (si los AirPods Pro fueran 10, estos eran 4), la caja se sentía de baja calidad incluso a simple vista, y para colmo los problemas de conexión iban y venían, especialmente en lugares como el metro donde las interferencias empañaban por completo la experiencia.

Una reflexión sobre los AirPods

Así las cosas, he tenido unos AirPods originales, unos AirPods V2 Fake y unos AirPods Pro Fake. Estos pequeños auriculares de Apple han generado tal atracción que ha sentado un precedente nunca antes visto en el mercado de la imitación, y eso mal que le pese a alguien, es un auténtico logro de la compañía de Cupertino. Por lo demás, decir que estas copias ofrecen lo mismo por mucho menos es querer engañarnos. Steve Jobs solía decir que que el diseño no es sólo como lo ves, sino como funciona, y Apple de eso sabe un rato.

Siendo realistas cuando has tenido unos AirPods originales y después usas unos AirPods Fake, es como cuando tú quieres Coca-Cola y te dan Pepsi, te conformas, pero no es lo que realmente querías. Los AirPods tienen una experiencia de usuario que ningún producto de audio ha sido capaz de imitar, y eso amigos, es la magia de Apple. Puedo entender que en la sociedad actual la apariencia puede conducir a este tipo de mercados alternativos, pero intentar convencerse de que el resultado es idéntico al original, es querer vivir en una falsedad, tan falsos como tus AirPods Fake. Y no lo olvides, Apple es quien pone los precios, tú eres quien decide si lo compras o no, ¿valen realmente unos AirPods Pro 280 euros?


2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Alejandro dijo

    Buen post!

    Tengo unos AirPods versión dos pero sin carga inalámbrica, originales por supuesto.

    Tuve unos Habit G1W y la verdad que de pinta y diseño, muy originales. Me pareció una buena alternativa (y mas baratos) pero en el uso cotidiano, siempre fallaban en la conexión según donde estuviese. Ademas el sonido era muy pobre para la calidad en si de sus materiales y su empaque.

    Por mi experiencia personal, preferí gastar un poco mas, sabiendo que me olvidaría de todos esos problemas antes mencionados. Dicho y hecho. La verdad, no los cambio por nada!

  2.   hummer dijo

    yo soy más de Pepsi Light…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.