¿Pensando en usar un AirTag para localizar tu perro? Cuidado

Las AirTags pueden ser una forma muy fácil y cómoda de monitorizar a nuestros perros para cuando los soltamos de la correa o se pierden. De hecho, han sido muchas las marcas que han sacado accesorios (collares, arneses, etc) para localizar uno de estos dispostivos en nuestras mascotas. Pero CUIDADO, hay algunos peligros asociados a esta práctica según señala un informe de The Wall Street Journal.

Con un diámetro de 31,9 milímetros y un grosor de tan solo 8, las AirTags caben fácilmente en el estos collares preparados de perro, pero ese tamaño también hace que los dispositivos de rastreo sean lo bastante pequeños como para que nuestras inquietas mascotas puedan jugar con ellas y llegar a tragárselas, al menos un perro de tamaño mediano o grande. Con una rápida búsqueda en internet, podréis ver múltiples casos en los que los dueños reportan esto mismo, que sus perros se han tragado un AirTag.

Uno de estos testimonios recogido en el Wall Street Journal es del dueño de un perro, Colin Mortimer, que contó al periódico que la AirTag del collar de su perra Sophie desapareció. La localizó con la aplicación Find My y consiguió que reprodujera un sonido, cuyo pitido procedía del estómago de su otra perra, Sassy. Sassy pudo expulsar (por métodos no del todo higiénicos) el AirTag que aún funcionaba, pero hay que tener en cuenta que a veces estos incidentes pueden requerir cirugía.

Apple no recomienda que las AirTags se utilicen para rastrear mascotas o niños (y también lo comentó para trackear la posición de cualquier persona) y, de hecho, ha dicho que no es algo que la gente deba hacer, ya que las AirTags se diseñaron para rastrear únicamente objetos. Las AirTags que se tragan por un ser vivo, pueden pasar sin problemas a través del sistema digestivo, pero puede haber complicaciones si la AirTag se deshace.

Esto se debe a que en el interior de la AirTag hay una pila (de botón) y, si se daña, algunas pilas pueden dejar escapar una sustancia que puede dañar el estómago o la boca de una mascota, si se mastica la pila, o incluso llegar a provocar una intoxicación. Ann Hohenhaus, veterinaria del Schwarzmann Animal Medical Center de Nueva York, dijo que si un perro se come un AirTag, hay que sacarlo «lo antes posible».

Por tanto, si sois dueños de perros y decidís colocar un AirTag en un collar para mascotas, lo más recomendable es buscar uno que sea lo más seguro posible, sin ningún componente colgante que el perro pueda alcanzar o morder. Hay muchas opciones de collares AirTag para perros en el mercado, pero estos productos no están supervisados ni Apple los recomienda, por lo que deben utilizarse con precaución.


Síguenos en Google News

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet Networks 2008 SL
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.