Windows 10 Mobile, crónica de una muerte anunciada

En los últimos años, hemos visto como cualquier intento de un nuevo sistema operativo por tratar de hacerse con parte de la cuota de mercado que se reparten tanto Apple como Google se ha ido al traste. Microsoft fue el último que lo intentó con mayor o menor hincapié, debido no solo al tamaño de la compañía sino también a que previamente había comprado la división móvil de Nokia.

Windows Phone era la denominación del primer sistema operativo que lanzó Microsoft para su nueva gama de smartphones, de la mano de Steve Ballmer (quién se empeñó en comprar Nokia) un sistema operativo que dejaba mucho que desear en cuanto a funciones y obviamente a las aplicaciones. Con el lanzamiento de Windows 10 Mobile, las aplicaciones y no eran un problema (al menos inicialmente), ya que las que deberían llegar a la tienda de Microsoft tenían que ser universales, es decir, funcionar tanto en PC, como en dispositivos móviles como en la Xbox.

La idea en si no era nada, de hecho, es una idea parecida a la que está haciendo ahora Apple con el proyecto Marzipan, pero no terminó de cuajar entre los desarrolladores debido a las bajas ventas de estos terminales. Las bajas ventas de los terminales con Windows se debieron en gran medida a la falta de interés de la propia compañía en promocionarlos como una alternativa al ecosistema del momento.

Microsoft podría haber llegado a diferentes acuerdos con las grandes operadoras para ofrecer sus terminales subvencionados para así tratar de hacerse un hueco en el mercado y a partir de ahí comenzar ganar mayor cuota de mercado. Pero además, a Microsoft le pilló la era post-PC, por lo que los usuarios que querían dejar de depender de su ordenador era cada vez mayor y no veían con buenos ojos la integración de un sistema operativo móvil con uno de escritorio.

En 2017, dos años después de lanzar Windows 10 Mobile, Microsoft anunció que abandonada por completo la plataforma y que no añadiría nuevas funciones ni lanzaría nuevos dispositivos al mercado. Desde la fecha, mucho se ha especulado acerca de la posibilidad de que la compañía tuviera en la recámara un nuevo modelo, el Surface Phone, un terminal con el que la compañía con sede en Redmond daría un golpe encima de la mesa para demostrar como se pueden hacer bien las cosas unificando dos ecosistemas.

Desde ese anuncio, Microsoft ha seguido lanzando actualizaciones de seguridad para Windows 10 Mobile. Sin embargo, a partir de diciembre de este mismo año, dejará de hacerlo por completo, por lo que todos los usuarios que a día de hoy siguen confiando en Windows 10 Mobile, si quieren un terminal que siga recibiendo actualizaciones de seguridad tendrán que valorar el resto de opciones disponibles en el mercado, siendo iOS a mejor en este sentido.

En el artículo que ha publicado la compañía para realizar este anuncio, Microsoft recomienda a los usuarios que se pasen a iOS o Android. Una vez finalice el soporte, la compañía de Satia Nadella seguirá permitiendo a los usuarios hacer copias de seguridad de sus archivos durante los próximos tres meses, hasta marzo de 2020. A partir de esa fecha, todos los servidores que actualmente prestan servicio a dispositivos móviles gestionados por Windows 10 Mobile dejarán de funcionar.

Windows 10 ARM

En los últimos años, Microsoft se ha centrado en el desarrollo de Windows 10 ARM, una versión más liviana de Windows 10 pero que funciona con procesadores con arquitectura ARM, por lo que podrían funcionar sin ningún tipo de problema en smartphones gestionados por procesadores de Qualcomm De hecho, el Nokia 950 XL, último terminal que lanzó oficialmente Microsoft con Windows 10 Mobile, es capaz de ejecutar está versión de Windows sin problemas.

Aunque a día de hoy ya podemos encontrar diferentes modelos de portátiles gestionados por un procesador ARM y Windows 10, todavía es muy pronto para que estos equipos se conviertan en un atractivo interesante para los usuarios que todavía tienen la necesidad de utilizar un ordenador en el día a día, no solo por las prestaciones, sino también por su precio.

En los últimos años, hemos visto como algunos fabricantes como Samsung a través de Samsung DeX, que nos permite conectar el equipo a un monitor y teclado para convertir el smartphone en un ordenador al uso. Apple ha comenzado a ofrecer una solución parecida añadiendo una conexión USB-C a los iPad Pro que presentó el año pasado y al que le podemos conectar prácticamente cualquier dispositivo, aunque de momento, las limitaciones de iOS 12 no le ofrecen la versatilidad que debería ofrecernos.

¿Es este el futuro de la telefonía móvil? El tiempo lo dirá pero de momento hay muchos indicios que apuntan a que será así. ¿Qué os parece la idea de poner tener en nuestro smartphone dos interfaces de sistemas operativo que se activan según los dispositivos que le conectemos?


Un comentario, deja el tuyo

  1.   JM Milteau dijo

    DEP Windows Mobile. Sinceramente no estaban nada mal, el problema siempre fue la poca cuota de mercado que tuvieron, que afecta directamente a la cantidad de apps disponibles, ya que los desarrolladores no quieres perder tiempo y dinero. Al menos reconozcamosle que pusieron la idea de convertir el teléfono en ordenador sobre la mesa. Yo espero que en el futuro esa funcionalidad venga incluida en cualquier smartphone. Llevamos “ordenadores” superpotentes en nuestros bolsillos y es una lástima que no podamos sacarles todo el rendimiento que tendrían conectados a teclado y pantalla externa. Sobretodo para gente que viaja mucho por trabajo como yo la idea de no tener que cargar con un móvil y un portátil es muy apetitosa. Sin embargo creo que Apple tardará mucho en ofrecer un servicio como el del Samsung DeX y cuando lo haga sera super capado porque afectaría directamente a la venta de Macs. O eso o venderá los iPhones a precio de oro (todavía más).

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.