publicidad

La venta de credenciales (tarjetas de crédito, cuentas bancarias, de Netflix, de PayPal, pasaportes, …) son evidentes. El objetivo final de la ingeniería social se basa en obtener información y luego venderla. Si no la vendieran o sacaran un beneficio de ello, no tendría sentido hacerlo.